Un poco pensativo

Hoy es de esos días en los que me pongo filosófico, y donde me gusta reflexionar un poco. Los últimos días en mi vida han sido de intensa actividad, emocional y mental, y viene bien parar un instante para meditar un poco en esas cosas que han estado pasando. Mi idealismo de siempre ha venido de vuelta, me he topado con un par de personitas del tipo que me recuerdan la obligación que tenemos en el mundo, la obligación de ser feliz y hacer felices a otros. Y sí, es una obligación, o al menos siempre lo he creído así. A veces me siento que habemos un pequeño grupo de personas (que por suerte no es tan pequeño como pareciera) que no sólo nos damos cuenta que las cosas tienen que cambiar, sino que estamos consientes de que nosotros tenemos que ser un agente de cambio. Como decía Facundo Cabral en uno de sus diálogos, “el mundo que aún con tanto suicida, con tanto homicida, sigue siendo un paraíso”. No hay nada como estar vivo, y es esa tal vez la felicidad más grande de todas.

Estos ratitos tienen la magia de que en medio de la urgencia de las cosas, la paz invade la el pensamiento, el cuerpo y el alma. Siempre es bueno poder encontrar estos instantes en los que el mundo alrededor pierde vigencia, se vuelve una especie de agradable niebla alrededor nuestro y sólo nos ponemos a pensar en una cosa, cada vez esa “cosa” es algo distinto. Quiero compartir este poema de Max Ehrmann (aunque unos dicen que no es de él) que siempre lo he considerado (si no tenemos en la cabeza la “cursi”) un elogio a la vida y quiera que no el ánimo siempre se levanta al leerlo. Las traducciones al español siempre cambian, así que abajito está el original en inglés

Las cosas pasan, el mundo pasa, la vida pasa.

Desiderata
(algo deseó como esencial)
Camina plácido entre el ruido y la prisa y piensa
en la paz que se puede encontrar en el silencio.
En cuanto te sea posible y sin rendirte, mantén buenas relaciones con todas las personas.
Enuncia tu verdad de una manera serena y clara; y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante;
también ellos tienen su propia historia.
Esquiva a las personas agresivas y ruidosas, pues son un fastidio para el espíritu.
Si te comparas con los demás, te volverás vano y amargado,
pues siempre habrá personas mas grandes y mas pequeñas que tú.
Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes.
Mantén el interés en tu propia carrera por humilde que sea,
ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar del tiempo.
Se cauto en los negocios, el mundo esta lleno de engaños;
mas no dejes que esto te deje ciego para la virtud que existe.
Hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales,
y por doquier la vida esta llena de heroísmo.
Se sincero contigo mismo. En especial, no finjas el afecto;
tampoco seas cínico en cuanto al amor; pues en medio de todas las arideces y desengaños,
es perenne como la hierba.
Acata dócilmente el consejo de los años, y abandona con donaire las cosas de la juventud.
Cultiva la firmeza del espíritu para que te proteja en las adversidades repentinas,
pero no te afligas imaginando fantasmas.
Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad.
Sobre una sana disciplina se benigno contigo mismo.
Tú eres una criatura del universo,
no menos que las árboles y las estrellas; tienes derecho a existir.
Y sea que te resulte claro o no, indudablemente el universo marcha como debiera.
Por eso debes estar en paz con Dios, cualquiera que sea tu idea de El,
y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones.
Coserva la paz con tu alma en la bulliciosa confusión de la vida.
Aún con toda su farsa, penalidades y sueños fallidos, el mundo es todavia hermoso.
Se alegre. Esfuérzate por ser feliz.

Desiderata

Go placidly amid the noise and haste,
and remember what peace there may be in silence.
As far as possible without surrender
be on good terms with all persons.
Speak your truth quietly and clearly;
and listen to others,
even the dull and the ignorant;
they too have their story.

Avoid loud and aggressive persons,
they are vexations to the spirit.
If you compare yourself with others,
you may become vain and bitter;
for always there will be greater and lesser persons than yourself.
Enjoy your achievements as well as your plans.

Keep interested in your own career, however humble;
it is a real possession in the changing fortunes of time.
Exercise caution in your business affairs;
for the world is full of trickery.
But let this not blind you to what virtue there is;
many persons strive for high ideals;
and everywhere life is full of heroism.

Be yourself.
Especially, do not feign affection.
Neither be cynical about love;
for in the face of all aridity and disenchantment
it is as perennial as the grass.

Take kindly the counsel of the years,
gracefully surrendering the things of youth.
Nurture strength of spirit to shield you in sudden misfortune.
But do not distress yourself with dark imaginings.
Many fears are born of fatigue and loneliness.
Beyond a wholesome discipline,
be gentle with yourself.

You are a child of the universe,
no less than the trees and the stars;
you have a right to be here.
And whether or not it is clear to you,
no doubt the universe is unfolding as it should.

Therefore be at peace with God,
whatever you conceive Him to be,
and whatever your labors and aspirations,
in the noisy confusion of life keep peace with your soul.

With all its sham, drudgery, and broken dreams,
it is still a beautiful world.
Be cheerful.
Strive to be happy.

Max Ehrmann

Leave a comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *