Carnaval en Trinidad

Ahora que tengo un poco de tiempo libre, voy a escribir un poquito de los posts pendientes que tengo. Y tengo que comenzar con el del Carnaval. Wow. Nunca pensé que se tomaran tan el serio el carnaval en Trinidad. Es todo un acontecimiento que aparentemente todo mundo espera. Mis primeros días por acá estuve hospedado en un hotel cerca del Savannah, que es un gran parque en Puerto España que sirve para que la gente salga a correr, a jugar, etc y alrededor de él se celebra el carnaval en sí. Desde que vine hubo siempre alguna actividad, generalmente concursos de “steelbands”. Una steelband es una banda que toca música con toneles de metal. Es bien bonito ver como hacen para que suenen, porque las melodías suenan muy bien y no pareciera que fueran toneles. Las bandas están puestas sobre un camioncito especial hecho de metal sobre el cual van todos los que tocan. Y la steelband siempre se va moviendo. Hay concursos durante todo febrero en todo Trinidad para ver quien es la mejor banda en mil categorías: juvenil, mayor, tercera edad, etc. La eliminatoria es tan importante que sale en las portadas de los periódicos los favoritos, los posibles ganadores y el ganador.

Banda Esta es una banda, una de las mas grandes. Verla toma una media hora. Asi como en la foto la banda tiene 30 camiones.

Banda Tematica
Read more Carnaval en Trinidad

Primeras Impresiones de Trinidad Y Tobago

Tobago

El martes cumplo tres semanas de estar en Trinidad, y ahora que tengo algo de tiempo quiero escribir un poco sobre lo que he conocido de este par de islas del caribe. Creo que definía a Trinidad y Tobago como un país bien extraño, con una cultura totalmente distinta a la nuestra. Por ejemplo, los carros son como en Inglaterra: con el asiento del conductor a la derecha en vez de la izquierda, por ende todo es al revés en cuanto a manejo concierne, y uno tarda un poco en acostumbrarse, pero por ahí dicen que somos animales de costumbres. La comida es completamente distinta. Comen casi todo muy condimentado, y ya en mis primeros días me enfermé un poco debido a esto. Hay una comida que se llama Ruti que está bien rica. Pero es un mix de comidas, porque es un mix de culturas.

Trinidad es una isla muy industriosa y según entiendo es la que más produce en la región del caribe y se nota porque hay muchas fábricas por todos lados. La arquitectura es pura del caribe. Para los chapines es más o menos como la arquitectura de Pto. Barrios y con toques de Livingston. Es una isla muy poblada porque son pocos los lugares en los que no he visto casas, son un millón y pico los que viven aquí y la isla es pequeña. También me ha impresionado lo barato que es la gasolina: 3 dólares trinitarios, que vienen siendo como Q3.50, todo esto porque tienen muchas excavaciones de petróleo. Lo gracioso es que en el poco tiempo que llevo acá, ya van dos veces que hay paro y no hay gasolina en las gasolineras por lo que se hacen grandes colas para poder llenar los carros.

En Trinidad prácticamente no hay turismo, no es un lugar especialmente bonito. Tobago es otra historia. Cuando pueda voy a subir las fotos para que vean lo increíbles que son las playas. La arena parece cal, es blanca y muy granulada, y el color es un color aqua muy intenso que se vuelve azul hasta al final de lo que se alcanza a ver. El mar es como una gran piscina, y se puede meter uno más de un kilómetro adentro y el agua no pasa de la cintura. En Tobago hice snorqueling (se escribirá así en español?? jejeje), que estuvo muy bueno, el arrecife de coral es precioso y como siempre los pecesitos (peces no pescados!!) de colores son algo que uno siempre quiere ver. Para ir a Tobago desde Trinidad se puede ir en avión o en barqiuto. El avión cuesta 300 TT (50 USD) el barquito 100 TT. Yo me fui en barquito y la verdad está bien bonito. Es puro crucero y el viaje es realmente cómodo, tarda dos horas en llegar.

Esta semana que viene es el carnaval, que es una verdadera religión por acá y dicen que es bien alegre, así que ahí les contaré qué tal.

Acatenango, sin palabras…



Bien dicen que son muchos los llamados pero pocos los escogidos. Luego de un par de semanas buscando quién se apuntara para escalar el Acatenango, escuchado algunos sí y algunos no, finalmente quedamos dos. Con muchas ganas pero dos. Por suerte el plan B de Nicole estuvo ahí y nos fuimos con la gente de Big Mountain, cosa que paró siendo una muy buena idea.
Read more Acatenango, sin palabras…