San Agustín de Giovanni Papini

    San Agustín de Hipona. Pocas veces había meditado en la vida de este hombre, de este santo. Sabía que había tenido unos comienzos alejados de Dios y que luego se convirtió. Sabía que fue uno de los Pilares de la Iglesia en sus primeros tiempos. Había escuchado la parábola sobre la Trinidad en la que un niño intenta vaciar al mar en un pequeño hoyo de la playa con una concha, Agustín se le acerca y le pregunta   ” ¿Qué haces?”, el niño le responde “intento vaciar al mar en este pequeño hoyo”. Agusín le hace saber lo imposible de su tarea y el niño, que era un angel, le responde “primero vaciaré yo el mar aquí que tu comprendas el Misterio de la Santísima Trinidad”. Pero poco más, como pasa como todos los santos uno los cree como personas extra humanas, con dones especiales que debían de ser santos porque sí.

    Si bien San Agustín fue un genio en todos los sentidos de la palabra, su vida es un testimonio de cómo una persona con las mismas tendencias, pecados y disyuntivas que uno puede convertirse en un santo de este calibre.

    Una gran parte de su vida la dedicó a combatir las herejías. No con armas sino con palabras de verdad. Un gran retórico, teólogo y filósofo, con una agudeza mental capaz de desbaratar cualquier pensamiento hereje. Pero lo de hereje suena a algo viejo, a algo de hace mucho tiempo. Papini en la biografía hace comparación de las herejías que combatió San Agustín (arrianos, pelagianos, donatismo, maniqueos…) con las herejías de hoy, y el parecido es asombroso.
    
    Es la historia de como un hombre con insasiable deseos de verdad, de felicidad llega a dar con ella en la Iglesia. En mucho trató de explicar el valor de la Iglesia fundada por Cristo y como los pecados y barbaridades de sus integrantes no denigran la grandeza de la misión de la Iglesia. Y es asombroso como los mismos conceptos que Agustín expone, hace 1700 años, son igual de verdaderos hoy y como desde aquellos primeros tiempos de la Iglesia se creía en exactamente lo mismo que hoy.
    
    Sin duda aconsejaría la lectura del libro a cualquiera, no importa la religión que profese. Abre también el horizonte de muchas cosas históricas que sucedían en la época y las costumbres que tenían. Mi idea era que los primeros cismas grandes de la Iglesia se dieron con Lutero y seguidores, pero al leer el libro uno se da cuenta que en los mismos comienzos de la Iglesia ya existían estas divisiones, con ideologías casi idénticas a las de hoy, con motivaciones realmente parecidas. Un año después de morir un ejército de arrianos destruyó la ciudad de la que fue obispo durante más de 40 años.

    Papini hace alegorías muy buenas con nuestra cultura moderna y los escritos de Agustín. Por ejemplo, hay una cita que dice “Existimos, sabemos que existimos y amamos a nuestro ser y nuestro conocer. En estras tres cosas…no nos trba ninguna semejanza de falsedad, ya que no son como las que existen fuera de nosotros y que tocamos con algún sentido del cuerpo; pero sin ninguna imagen falaz de fantasías o de fantasmas, es para mí cosa certísima que existo, que conozco mi ser y le amo. Ante estas verdades, o tengo temor algno de los argumentos de los académicos que dicen: ¿y si te engañas? Pero si me engaño es que existo. Porque quien no existe no puede ni siquiera ser engañado y, por consiguiente, si soy engañado es que existo. Y puesto que yo quien me engaño ¿cómo puedo engañarme de que exista cuando es cierto qeu existo si me engaño?”. Inmediatamente despues de estas palabras de San Agustón Papini pone: “no les recuerda esto a las palabras de Descartes ‘cogito ergo sum’?”. Así pone varios casos en los cuales aparentes nuevas ideas, buenas o malas, no lo son ya que San Agustín las abordó en los inicios de nuestra Era.

    Quisiera escribir más sobre esto, porque hay mucho de ello en el libro. Pero algunos pensamientos de Agustín como el siguiente son tan increíblemente iguales y válidos hoy: “[San A gustín]Busca la iluminación interna en el impulso del alma hacia Dios, pero insiste tanto sobre la potestad y necesidad de la Iglesia, que llega a decir que cree en el Evangelio porque lo manda la Iglesia, y no en la Iglesia porque está atestiguada en el Evangelio”. Palabras profundas en gran sentido. Todo el pensamiento de San Agustín es teocéntrico. Todo va dirigido a Dios, pero literalmente todo.

    Papini habla mucho de la necesidad de extremos, porque los puntos medios son mediocridades. Por ejemplo “…para Agustín, como para todas las grandes mentes, no hay grises. Las soluciones medias son mediocres; pero si se dan los extremos, siempre que concurran todos, se llega a una síntesis, que no es compromiso, es superación.” Los extremos no son malos, siempre que estén todos, porque cuando sólo hay un extremo y las cosas tienden a él, las cosas están mal.

    El libro, al tener muchos extractos de la obra de San Agustín, tiene citas por todos lados. Muchas lo dejan pensando a uno mucho. Dice en algún lado que Agustín cambia los paradigmas con cositas tan sencillas como la frase “¿vivimos una vida que muere, o una muerte que vive?”. Ahora me quedé picado y estaré buscando las dos más grandes obras de San Agustín: “Confesiones” y “Ciudad de Dios”.

    Papini fue un ateo por mucho tiempo. Muchos de sus libros son duras críticas del cristianismo y de la Iglesia. Su obra literaria es una evolución en la que se puede ver el cambio de un ateo convencido a un cristiano fervoroso. Pero la manera en la que escribe es realmente agradable, rara vez aburre y hace al lector necesariamente reflexionar. Si encuentran el libro, léanlo.

La vida sin Internet.

Recuerdo mis primeros contactos con la Web. La primera página que visité fue la de MTV en 1997 en casa de un amigo. Al poco tiempo la revolución llegó al colegio y había que estar haciendo cola para poder hacer uso de una de las máquinas que tenían conexión a la red. No olvido que un profesor se puso rojo al preguntarle sobre la naturaleza de las páginas que estaba visitando porque en su historial había un sitio “hotmail.com” que sonaba a algo extraño. Al año siguiente ya mandaba mis primeros mails y recuerdo que estando de viaje me comunicaba con mi familia por este medio.

En 1999 comenzaron las ofertas del acceso gratis, lo único que había que pagar era el tiempo usado por el teléfono. Pero ese único se convirtió en una gran cantidad debido a la gran cantidad de horas que pasaba conectado en Internet. Recuerdo querer investigar sobre tantas cosas, especialmente sobre esos sitios que aparecían en las revistas de computación que tanto me gustaban. Pero me impresionaba la cantidad de cosas que había en internet. Con un poco de paciencia podía encontrar cualquier cosa. Pero no pasaba de ser un juego.
Luego apareció el chat y los clientes de chat. Por un par de meses me emocionaba meterme a conocer nuevas culturas a través de personas que estaban conectadas en el otro lado del mundo a un chat client igual que el mío. Eran los tiempos de ICQ, Yahoo y más tarde MSN (que no entiendo como pudo quedarse con la mayor parte del mercado).
Y luego comenzó la Universidad. Ya Internet no sólo era un juego, era el lugar en el que podía encontrar esas canciones que durante tiempo había querido. En la Universidad había una muy buena conexión así que comencé mi amistad con Napster y a bajar todo lo que pudiese. Recuerdo un amigo tenía una grabadora de Zips y en mi casa tenía una lectora, así que en tandas de 100MB podía llevar mi nueva música a mi casa. Al año ya había quemadoras de CD baratas y el método cambio.
Comenzaron las primeras investigaciones y trabajos. De pequeño iba con cierta frecuencia a la biblioteca para buscar los temas que en el colegio me asignaban. Un día apareció la Encarta y pare de hacerlo tan seguido. Pero sucedía que muchas cosas que necesitaba investigar para la universidad no estaban en la Encarta (y en la biblioteca ni en sueño). Entonces recurría a Internet. La paciencia y los métodos de investigación poco a poco se fueron puliendo.
Y hoy que lo miro en retrospectiva me pregunto: ¿cómo hubiese podido estudiar sin Internet? Creo que la importancia de la web como medio de investigación llegó a ser tal que sobrepasó a mis libros de texto. En mis primeros años escuché muchas veces sobre la veracidad de los textos encontrados en Internet, pero ahora puedo decir que mucho de lo que sé, especialmente en cuanto a vida profesional, lo aprendí (literalmente) en internet.
Lo que comenzó como un juego se convirtió en un gran maestro, y una herramienta de trabajo de gran valor. De hecho sin Internet no tendría en qué trabajar. ¿Pero que nos depara todavía la web? No sé, pero lo que sea estoy seguro que lo haremos tan nuestro como lo es hasta ahora. Es asombroso como es hasta cierto punto más necesario tener acceso al email que al teléfono.

luishernan@gmail.com

Adios 2005

Bueno, en un rato de tranqulidad quiero despedir un poco a este año que se despide. Siempre se hace difícil escribir sobre lo que un año fue, ya que cuando quieres hacerlo mil cosas quieren aterrizar en la mente y para no extenderse mucho hay que depurar un poco las mil ideas que se agalopan y escoger las más relevantes.

En lo personal este año comenzó con un gran cambio para mí. Creo que para mí este año fue un año de transición en todos los sentidos de la palabra. Ha sido uno de los años que más he gozado en mi vida, y como hablaba con Manuel, si contamos los desvelos de este año me asusto asó que mejor no lo hago. Si hay que definir al año con una palabra, esa palabra sería Trovajazz. No sólo por la frecuencia con la que nos aparecimos por ahí sino por ser la punta del iceberg de todo lo que el año fue. Trovajazz fue como la síntesis de todo lo que sucedió en este año, y en definitiva una buena síntesis. También tuvo el año un alto grado de carga sentimental, de carga de pensamientos, de carga de lucha interna.

Ya un desde un punto de vista más general, este año será recordado por la partida de Juan Pablo II y los desastres naturales que azotaron al planeta. Se nos fue el Papa había sido el único Papa que yo había conocido, porque desde mi nacimiento el había sido el único Papa. Fue una gran tristeza en todos los aspectos de la palabra. Y a las dos semanas y medias escuché por primera vez el grito de “Habemus Papam” y conocí a Benedicto XVI.

El año empezó con luto debido al tsunami ocurrido en el sureste de Asia. También mi Patria sintió la fuerza del agua con el huracán Stan y todo el daño que provocó. Panabaj es una historia triste que nos debería enseñar a preparanos mejor para futuros desastres. También USA le tocó sentir la fuerza de tres gigantes huracanes: Katrina, Rita y Wilma. Muchos familiares míos resultaron seriamente afectados, especialmente por Katrina, pero gracias a Dios están ya limpiando todo de nuevo.

Un tema que no puede escaparse este año, porque definitivamente nos hizo sentir emociones fuertes, es la Selección de Guatemala. Creo que nos dieron muchas ilusiones y de alguna manera hicieron renacer un patriotismo que se estaba perdiendo. No se pudo lograr el sueño, pero de alguna manera la selección nos hizo sentirnos un poco más guatemaltecos y más unidos.

En lo que toca a mí país, creo que el año se caracterizó por la proliferación de la violencia en todos los aspectos. Las maras, los presos, fueron noticia durante todo el año, y ojalá eso también nos sirva para enderezar rápidamente esas anclas bajas que no nos dejan avanzar.

Regresando de nuevo a lo personal, creo que este fue el año en el que decidí parar un poco el ritmo, sacar el mapa y decidir mi camino. Fue un año de muchísima introspección interna, de mucho análisis, de muchísimas conversaciones de “alto rango”. Y sobre todo fue el año de la gestación de muchos sueños, que con cada día que transcurrió se hicieron más y más grandes. Y ahora esos sueños me toca comenzarlos a construir en este 2006 que está de frente.

Y por último, con un toque especial, este año estuvo marcado por la gente nueva que me tocó conocer. Gente que sinceramente agradezco desde el fondo de mí que se haya aparecido en el camino, personas que cada una llegó en un momento especial y único. Gente que me ayudó a ser un poco mejor, a querere cambiar. Y gente con la que de algún modó crecí junto este año. Porque si Trovajazz no hubiése sido la palabra elejida, la siguiente en la lista era crecimiento. Gracias a todos y todas, y que este nuevo año que se avecina nos traiga cosas buenas, que empecemos a luchar por los sueños que tenemos y que tengamos la paciencia de conseguirlos. Alguien escribió algo hace poco que me gustó mucho: “que tu sueño sea lo suficientemente grande para que no lo pierdas de vista mientras luchas por conseguirlo”.

 

Amor, Sabiduría, Libertad.

Luis H. Fernández 

Un poco de nada

Tantas cosas estuve pensando anoche, más bien durante todo el día. Aunque no he escrito mayor cosa en el blog, he escrito un montón en mi máquina. Muchas ideas, muchos proyectos. Vamos avanzando. Ya una semana más y se acaba la U, y un poquito más y ya tengo vacaciones. Todavía no sé que hacer para año nuevo y para vacaciones. Me llama la atención hacer un viaje a lo mochilero por Guate, o irme a Utila, Nicaragua, no sé, aunque ya me tendré que ir decidiendo. Igual tengo que empezar a buscar aleros, pero sino igual me voy solo.

Uno de los temas que más me invadieron ayer fue ese de la soledad. Las últimas semanas he estado disfrutando de esa soledad tan sana y tan deliciosa que a veces se siente. Creo que esta es la época de mi vida en la que debo de estar solo, ya vendrán las épocas en las que no, pero una fuerza interna en mí me llama a la soledad. No sé si soledad es la palabra, tal vez es más algo como “solitariedad”, porque desde otro punto de vista, esta ha sido la época en la que menos solo he estado, aunque por ratos me sentí muy solo. Es algo difícil de definir. Siempre me he considerado un poco solitario, pero eso no quiere decir para nada aislado. Bueno, esa ya son cosas que con un trago en la mesa y una persona inteligente me gusta ponerme a discutir….

Un poco pensativo

Hoy es de esos días en los que me pongo filosófico, y donde me gusta reflexionar un poco. Los últimos días en mi vida han sido de intensa actividad, emocional y mental, y viene bien parar un instante para meditar un poco en esas cosas que han estado pasando. Mi idealismo de siempre ha venido de vuelta, me he topado con un par de personitas del tipo que me recuerdan la obligación que tenemos en el mundo, la obligación de ser feliz y hacer felices a otros. Y sí, es una obligación, o al menos siempre lo he creído así. A veces me siento que habemos un pequeño grupo de personas (que por suerte no es tan pequeño como pareciera) que no sólo nos damos cuenta que las cosas tienen que cambiar, sino que estamos consientes de que nosotros tenemos que ser un agente de cambio. Como decía Facundo Cabral en uno de sus diálogos, “el mundo que aún con tanto suicida, con tanto homicida, sigue siendo un paraíso”. No hay nada como estar vivo, y es esa tal vez la felicidad más grande de todas.
Read more Un poco pensativo

It starts today….

Yes. It starts today.
Yes, it starts today. Right now the referee just whistled, the road just started,
the plane started taking off, the light is now illuminating the vulcano. The time for strategy,
the time for planning, the time for thinking is over. All the strategies, ideas, feelings that
grew up inside of me in the last months have now to become a reality. It is time for the fight.
The big one. A lot of effort is in front of me. I have to build now the bridge between dreams
and reality. It is time to become something more.
Read more It starts today….

Thinkig in the future….

Well, well, well. Right now there are tons of images and ideas in my mind. This last months have been very productive in the sense that many ideas have grown in my mind, many feelings, many dreams, many goals. I told a lot of people that I felt in the middle of the road waiting for somewhere to go. Looking at myself in my own dark age waiting my own Renaissance. And I think it all already started to spring. Everything inside myself is starting to open its eyes. Although I feel a little scared, it really feels good. I’m leaving behind my old anchors and my boat is starting to sail. The sea is beautiful, I couldn’t ask for a clearer day and the wind is blowing in my direction. I know that not always will be like that, but it is so good to start like this. A lot of my dreams have started to land, they are screaming to become reality. I don’t see them that far away, they are around the corner and I’m walking to reach them. No matter what.
Mmmm, I have almost decided that I want to go a few years to Germany. Last week I was reading my diary and I found an emotion that in many ways is the same as the one I’m feeling right now. In 1999 I wanted to go to Germany or Canada, but that idea went to sleep for about six years, and now is waking up. I have already started looking for some info or ideas. I want to study my master overseas, but I haven’t decided yet in what specific branch of knowledge I want to master. I realize that I will need a few months over there to learn the language to an acceptable level, and I’m excited about it.

Luis Hernan Fernandez